ARISTODEMO                    Un lugar literario
hexalogía   COMIENZO CRISTIANO                    Gonzalo Rodas Sarmiento
INICIO Mini-Novela:
EL ALEJANDRINO ORÍGENES
Mini-Novela:
JAN HUS
Capítulos de la semana   “JOSÉ DE BELÉN” Comentarios
a “José de Belén”
Capítulos de la semana  
“LA IGLESIA NIÑA”
Capítulos de la semana  
“LOS SANTOS DE ASÍS”
hexalogía:
ATISBANDO LOS MISTERIOS
I    -    Raíces antiguas
   Los siguientes relatos ya están terminados:
El paraíso, Hermanos rivales, Babel, Todo es vanidad.

Relato de la semana
“Raíces antiguas”

III    -    Las presencias de Jesús
   Los siguientes relatos ya están terminados:
El hombre de la mano seca, María de Betania, La hija de Jairo, Un niño, Bartimeo, Prócula, Verónica, Simón de Cirene, Nicodemo, María Magdalena, José de Arimatea, Tomás.

Relato de la semana
“Las presencias de Jesús”

VI    -    La iglesia adolescente
   Los siguientes relatos ya están terminados:
Fray Arnaldo, Barlaam, El confesor de la reina, Jan Hus, Basilio Bessarion, Francisco de Paula, El inicio de la Reforma, Antonio Montesinos, Tiempo de reforma, José de Cupertino.

Relato de la semana
“La iglesia adolescente”
II    -    José de Belén

      Publicada por la Editorial Universidad Bolivariana. Santiago, 2010.
     Esta es una novela que intenta rescatar la figura de San José, esposo de Santa María, y padre terrenal de Jesús.
     Me interesó investigar su historia, por tratarse de un hombre olvidado, que no ha sido visto en toda su estatura. José estuvo a cargo de velar por el desarrollo de un niño que estaba llamado a ser un gran hombre, en mayor medida que cualquiera. No es fácil cuidar a un niño así, sin frustrar sus inquietudes, y permitiéndole que pueda llegar con su mensaje. Esa misión no fue asignada al azar. Dios se la dio a quien tenía las condiciones para desempeñarse bien en eso. Eligió a un hombre que se deja guiar por sus propios sueños.
     Estuve diez años escribiendo esta novela. Necesité consultar numerosas fuentes, tanto canónicas como apócrifas, novelísticas, piadosas y también algunas irreverentes. Todas ellas necesarias para desentrañar en alguna medida los misterios de la vida de un hombre desconocido. No pretendo haber llegado al fondo de una investigación histórica, sino tan solo rescatar a esa persona llamada José, que de algún modo vive en cada uno.
     En cuanto a la forma, escogí la narración en primera persona, porque me es más natural. José, María, Jesús y Melchor son los que aparecen contando algunas escenas importantes de su historia, tal como pueden haber ocurrido durante la vida de José.

IV    -    La iglesia niña

    Este libro contiene un conjunto de relatos históricos que aluden a la evolución del cristianismo en sus primeros años, vale decir, entre el siglo I y el siglo XII.
   Se intenta mirar en profundidad, trayendo un poco más cerca lo que parece muy antiguo, y sacando a la luz lo que estaba escondido.

V    -    Los santos de Asís                      Presentación de la novela:

     Me interesó la historia de Francisco y Clara de Asís, ya que los admiro profundamente, así como también a muchos otros hombres y mujeres que vivieron santamente, en torno a ellos.
     Este trabajo abarca desde el nacimiento de Francisco hasta la muerte de Maseo, casi un siglo después. La novela se refiere, principalmente, a la vida de la comunidad de Hermanos(as) Menores, iniciada por San Francisco de Asís.
     El llamado que sintió Francisco cuando escuchó “Repara mi iglesia que se está arruinando” es el tema central de esta novela. No se enfoca desde un punto de vista teológico sino formativo. Se intenta producir admiración y resonancia, además de alguna revisión de lo establecido, pues Jesús nos sigue diciendo eso mismo, aquí y ahora.
     El principal aporte que entrega esta novela es una mirada distinta sobre los santos que, habitualmente se los presenta como personas devotas, sumisas, de conducta perfecta, y en consonancia incondicional con los designios de la jerarquía.
     Acá se los muestra como personas humanas, cercanas al lector a pesar de tener actitudes mucho más santas que las de uno.
     Otro aporte es restaurar el buen recuerdo que se tiene de algunos personajes, como Fray Elías y San Buenaventura, que hoy aparecen desprestigiados en algunos ámbitos franciscanos.
     El material para este trabajo lo obtuve de innumerables lecturas que he efectuado, no sólo en mis propios libros, que son muchos, sino también en la Web, y principalmente en la Biblioteca de Teología de la Pontificia Universidad Católica de Chile.
     Para progresar en este trabajo, además de dedicar tiempo a la lectura, efectué el ejercicio de entrar en los personajes, ante cada escena, y sentir como sintieron ellos en esa oportunidad. También practiqué el ejercicio de dialogar con cada personaje, en tiempo de meditación. Así, fui conociendo pequeños detalles significativos.
     La oración me ayudó a sentirme seguro en lo que estaba haciendo.
     Este trabajo puede ser muy provechoso para lectores(as) que disfrutan cuando la lectura les despierta algo que estaba dormido.