ARISTODEMO     Un lugar literario              El autor de la semana        
INICIO
ISABEL ALLENDE
     Escritora chilena.
     Isabel Allende nació el 2 de Agosto de 1942 en Lima, Perú donde su padre se desempeñaba como diplomático. Asistió a diversos colegios privados y viajó por varios países antes de regresar a Santiago para concluir sus estudios. Trabajó en la FAO. En 1962 se casó con Miguel Frías. Escribió crónicas periodísticas que abarcaron diversidad de temas, obras de teatro y cuentos infantiles. Tuvo una columna humorística en la revista Paula. Abandonó Chile tras el golpe militar de 1973, que derrocó a Salvador Allende, su tío. Se exilió en Caracas, Venezuela, donde inició su carrera de escritora. Se divorció en 1987.
     En 1988 se casó con el abogado norteamericano William Gordon. Actualmente vive en California, Estados Unidos. En 1992, una terrible enfermedad terminó con la vida de su hija Paula Frías.
     En 1996 creó la Fundación Isabel Allende para fomentar la protección de las mujeres y los niños.
     En 2010 obtuvo el Premio Nacional de Literatura.

Algunas de sus obras más importantes son :
"La casa de los espíritus", "De amor y de sombra", "Eva Luna", "Los cuentos de Eva Luna", "El plan infinito", "Paula", "Afrodita", "Hija de la fortuna", “La ciudad de las bestias”, “Mi país inventado”, “El reino del dragón de oro”, “El bosque de los pigmeos”, “El zorro, comienza la leyenda”, “Inés del alma mía”.
 

TEXTO ESCOGIDO
de  "La casa de los espíritus"

“Hasta ese día, no habían puesto nombre a las excentricidades de su hija menor ni las habían relacionado con influencias satánicas. Las tomaban como una característica de la niña, como la cojera lo era de Luis o la belleza de Rosa. Los poderes mentales de Clara no molestaban a nadie y no producían mayor desorden; se manifestaban casi siempre en asuntos de poca importancia y en la estricta intimidad del hogar. Algunas veces, a la hora de la comida, cuando estaban todos reunidos en el gran comedor de la casa, sentados en estricto orden de dignidad y gobierno, el salero comenzaba a vibrar y de pronto se desplazaba por la mesa entre las copas y platos, sin que mediara ninguna fuente de energía conocida ni truco de ilusionista. Nívea daba un tirón a las trenzas de Clara y con ese sistema conseguía que su hija abandonara su distracción lunática y devolviera la normalidad al salero, que al punto recuperaba su inmovilidad.”