ARISTODEMO     Un lugar literario              El autor de la semana        
INICIO
FLORIDOR PÉREZ

     Floridor Pérez Lavín es un escritor chileno.
     Nació en Cochamó, el 12 de Octubre de 1937.
     Desde muy niño se interesó por la poesía. Y por la política; fue líder estudiantil.
     Estudió pedagogía en castellano en la Escuela Normal de Victoria, y ejerció durante muchos años como maestro rural de enseñanza básica.
     Sin embargo, a él le gustó el Periodismo.
     A comienzos de la Dictadura cívico-militar, en 1973, Pérez fue enviado a un campo de prisioneros en la isla Quiriquina, donde permaneció por seis meses. Después fue relegado a Combarbalá. Sobre estas experiencias trata su obra "Cartas de prisionero".
     Ha desarrollado una amplia labor de recopilación, conservación y difusión de las tradiciones chilenas, así como la compilación de cuentos populares.

     Algunas de sus obras más importantes son :
“Para saber y cantar”, “Cielografía de Chile”, “Chile contado y cantado”, “Cartas de prisionero”, “Chilenas y chilenos”, “Memorias de un condenado a amarte”, “Francisco Coloane biografía de una leyenda”, “Gabriela Mistral una lección para aprender”, “Pablo Neruda capitán de Isla Negra”, “Cuentos de siempre para niños de hoy”, “Diccionario ortográfico de dudas de la lengua”, “Manuel Rojas la novelesca vida de un novelista”, “Mitos y leyendas de Chile”, “La vuelta de Pedro Urdemales”.

TEXTO ESCOGIDO
"La partida inconclusa"
del libro "Cartas de prisionero"

“    Isla Quiriquina, octubre 1973.

     BLANCAS: Danilo González, Alcalde de Lota
     NEGRAS: Floridor Pérez, Profesor rural de Mortandad

     1. P4R P3AD
     2. P4D P4D
     3. CD3A PXP
     4. CXP A4A
     5. C3C A3C
     6. C3A C2D
     7. .........

     Mientras reflexionaba su séptima jugada
     un cabo gritó su nombre desde la guardia.
     -¡Voy! -dijo
     pasándome el pequeño ajedrez magnético.
     Como no regresara en un plazo prudente
     anoté, en broma: "Abandona".

     Sólo cuando el diario EL SUR
     la semana siguiente publicó en grandes letras
     la noticia de su fusilamiento
     en el Estadio Regional de Concepción
     comprendí toda la magnitud de su abandono.
     Se había formado en las minas del carbón,
     pero no fue el peón oscuro que parecía
     condenado a ser, y habrá muerto
     con señoríos de rey en su enroque.

     Años después le cuento a un poeta.

     Sólo dice:
     ¿y si te hubieran tocado las blancas?    ”