ARISTODEMO                         Temas inexplorados
Comunicación extrasensorial

Conexión:

Nudos asombrosos

 

Retorno:

Volver al Inicio

"Comprender las cosas que nos rodean es la mejor preparación para comprender las cosas que hay más allá"
Hipatia de Alejandría  


      ¿Extrasensorial? Es así como llaman a esta forma inusual de comunicarse las almas. Más bien, podría llamarse Comunicación Álmica, si se nos permite inventar una palabra.
      La principal forma de esta comunicación tan especial es la telepatía, que consiste en percibir un contenido sicológico de otra persona, la cual podría estar lejos u oculta.
      Existe también la clarividencia, que consiste en percibir una imagen visual de una escena que está fuera del alcance físico.
      Está también la precognición, que consiste en conocer hechos con anterioridad a su acontecimiento. En este caso, la comunicación atraviesa no sólo el espacio sino también el tiempo.
      Podríamos, incluso, mencionar la retrocognición, que viene siendo como leer el registro akáshico.
      Y, finalmente, la comunicación con personas fallecidas, la cual atraviesa la frontera entre el Más Allá y el Más Acá.
      A esto hay que quitarle todo lo que parezca circo o farsa. Es algo que escuchamos mucho por ahí, lamentablemente. Tampoco entran acá los trastornos psicóticos.
      La comunicación álmica podría, incluso, tener relación con Oración. A propósito, muchos no recordamos con quién nos comunicábamos a los 4 años, en forma de amigo imaginario.


      ¿Con qué tipo de ondas funciona esta comunicación?
      Ha de ser algún tipo de onda psíquica. Entre una mente y otra. Incluso la clarividencia, ya que alguien habrá estado observando o recordando la escena. Y cuando nadie lo estaba, en tal caso es una precognición. Por lo demás, ésta también se asimila a la telepatía, si estoy recibiéndome desde mi propia mente del futuro.
      La velocidad de la onda psíquica ha de ser mayor que la luz..., y si es que se le puede llamar velocidad.
      La longitud de onda no necesariamente se mediría según las unidades de longitud que conocemos en nuestras tres dimensiones.
      Estas ondas se propagan a través del espacio y el tiempo, y también alcanzan el ámbito trascendente.
      Para que la comunicación se dé, la persona tendrá que estar sintonizada en una determinada frecuencia.
      La mayoría de las personas tienen un umbral muy alto. Esto también puede variar en el tiempo, en una misma persona.
      La energía que está en juego debería tener características comparables a la electromagnética, pero en un ámbito multidimensional. En vez de las tradicionales ecuaciones de Maxwell habrá que descubrir unas leyes similares, para un universo multidimensional. Aún falta mucho para comprender dicho mundo.