ARISTODEMO                         Un lugar literario
Sonetos del sendero
"Mira que estoy a la puerta y llamo"              Apocalipsis 3, 20
   Sonetos del sendero

    Estos sonetos empezaron a gestarse cuando asistí a uno de los tantos cursos de Apocalipsis que he tenido. Durante una de las clases me di cuenta, en forma absolutamente clara, que el Apocalipsis joánico no contiene anticipación de tragedias futuras, ni es tampoco una simple alusión a hechos de la historia. Algo de eso hay, pero como símbolo de acontecimientos que no ocurren en el mundo exterior, sino dentro de cada persona. Se instaló en mí la certeza de que el Apocalipsis contiene una completa enseñanza de formación personal. Eso no quiere decir que sea fácil descifrar el texto para extraer dicha enseñanza. Muchos serán los que lo intenten. Yo he puesto lo mejor de mí para ayudar a esa tarea.
      En el Apocalipsis hay siete mensajes, siete sellos, siete copas y siete trompetas. Estas instancias se parecen mucho a las siete etapas del proceso de Individuación de Jung. Es por eso que me basé en dicho método, como elemento principal, para intentar la interpretación. Pero no es el único, pues además hay un paralelo con las siete etapas de la vida de Cristo. Así pues, también las consideré.
      Por otra parte, las etapas de Jung tienen varios momentos. Yo consideré dos en cada una. Por eso, resultaron ser 14 los momentos o sub-etapas de la formación personal. Obtuve 14 narraciones, que corresponden a esos momentos. Por tratarse de relatos simbólicos, decidí expresarlos en forma poética, y no en prosa. Es así como elaboré 14 sonetos alejandrinos. Cada uno de ellos contiene 14 versos, y cada verso tiene 14 sílabas.
      Estos poemas narrativos han de servir para que cada persona se mire en ellos como en un espejo para obtener sus propios elementos interiores que le ayuden a descubrirse y transformarse.